Sendero Litoral del Cervigón


Información facilitada por EuroWeb Media, SL


 

Fotos  Oficina turismo  Ruta GPS  Sube tus fotos  

Etiquetas:


Concejo de Gijón Parroquia de Xixón Población de Gijón Centro Comarca de Gijón Costa Turismo activo Rutas en Asturias Sendas

Descripción:


Ficha Técnica

  • Paisajes urbanos y naturales de gran belleza. Parques urbanos, esculturas públicas, senderos litorales, paisajes acantilados y playas
  • Zona: centro-oriental del concejo
  • Distancia: 10.350 m
  • Duración: 3 horas a pie
  • Comienzo: Campo Valdés
  • Final: Playa de la Ñora (concejo de Villaviciosa)
  • Recorrido: Campo Valdés, Playa de San Lorenzo, El Rinconín, punta del Cervigón, Peñarrubia, parque del Cabo de San Lorenzo, La Providencia, playas de Serín y la Cagonera, playa de Estaño y playa de La Ñora
  • Observaciones: Apto sólo para peatones. Tramos con fuertes pendientes. Señalización de itinerarios.

Este hermoso paseo, que se asoma al mar Cantábrico bordeando el perfil de la costa entre la bahía de San Lorenzo y la playa de La Ñora, en el límite con el vecino concejo de Villaviciosa, tiene su inicio oficial en el Campo Valdés, bajo cuyo suelo se encuentra el yacimiento-museo de las termas romanas del mismo nombre.

Desde este punto y a lo largo de los más de 3 kilómetros que median hasta el parque del Rinconín, recorremos el conocido como paseo marítimo; un trayecto jalonado por la sucesión de escaleras de bajada al arenal de San Lorenzo, entre las que destaca la número 4, con su inconfundible perfil racionalista, bautizada popularmente como la Escalerona.

Más adelante el puente del Piles y el Mayán de tierra, donde podemos recrearnos en la contemplación de bahía y de la península de San Catalina coronada por el Elogio del Horizonte, de Eduardo Chillida, o asombrarnos ante la modernidad de la escultura Sombras de Luz, de Fernando Alba, que ornamenta este concurrido rincón.

Un techo más adelante, tras asomarnos a la playa del Rinconín llegamos al Mayán de tierra, otro hermoso mirador abierto al Cantábrico, en el que se instaló, en 1970, la doliente Madre del Emigrante, una escultura de Ramón Murieras, que fue denostada durante años a causa de su incomprendida modernidad y que hoy goza del cariño de los gijoneses.

El paseo continúa limitado por la playa del Cervigón y el paisajista parque del Rinconín, reconocible por sus exóticas palmeras, hasta enlazar con el denominado paseo de Rosario Acuña, a partir del cual el paseo marítimo pierde su condición y se transforma en senda litoral; las baldosas decoradas se tornan en piedras enlosadas y el camino se hace apto sólo para peatones.

Iniciamos la senda dejando a la derecha la escultura Solidaridad, de Pepe Noja, y nos dirigimos pegados al veril de la costa hacia la punta del Cervigón, deteniéndonos antes para echar un ojo al horizonte, aprovechando la existencia de una mesa de orientación que nos permite localizar los principales elementos del paisaje que tenemos ante nosotros.

En los cantiles del Cervigón, al inicio de la empinada cuesta que nos acerca a la que fuera casa de la escritora Rosario Acuña, se instaló, en el año 2001, la escultura Cantu les díes fuxíos, de Adolfo Manzano, una obra de marcado simbolismo que refuerza el encanto natural de esta atalaya batida por los vientos.

Pasada la casa de escritora, junto a la que se pueden ver varias estructuras de piedra en forma de cono que se usaban en otro tiempo para medir la velocidad de los buques, el camino pasa a denominarse senda del Cervigón, y continúa en ascenso con el horizonte puesto en la playa de Peñarrubia, el cabo de San Lorenzo y el mar Cantábrico.

Antes de culminar este tramo, recuperamos el aliento junto al monumento a las Víctimas del Holocausto Nazi, instalado en un apartado rincón accesible desde la senda y desde la travesía de Los Arces.

Cien metros más delante se dispone una amplia y equipada área de descanso, desde la que se tienen unas vistas inmejorables de la costa entre los cabos de Torres y San Lorenzo.

En las inmediaciones, un estacionamiento de vehículos permite acceder cómodamente a este sector del paseo litoral.

Atravesamos el aparcamiento y retomamos la senda que desciende serpenteante hacia la playa de Peñarrubia, pero evitamos las escaleras de acceso a la misma y nos encaminamos, tras salvar un considerable desnivel, hacia el parque marítimo del Cabo de San Lorenzo, un espacio natural de extraordinaria belleza, que bien merece un paseo sosegado para disfrutar de sus vistas sobre el Cantábrico y admirarse con las esculturas que lo ornamentan: Homenaje a Galileo Galiei y Paisaje Germinador.

Desde la senda, que bordea la parte llana de este abrupto cantil, podemos ver el impresionante mirador en forma de barco varado que domina la parte alta del parque, diseñado por el arquitecto Ángel Noriega.

Aquellos caminantes que no quieran adentrase en el cabo de San Lorenzo pueden optar por el empinado camino que comunica Peñarrubia y la Providencia y retomar la senda en las inmediaciones de la capilla de La Providencia.

Abandonado el parque marítimo, el paseo litoral nos conduce por empinadas cuestas y entre agrupaciones de chales hacia la colina del Cuervo, uno de los parajes más sobresalientes de la marina gijonesa, donde se habilitó un mirador desde el que tenemos unas vistas espléndidas de toda la costa oriental del concejo, atalayándose las playas de Serín, Estaño y la Ñora.

En este punto se recuerda la figura de Rosario Acuña con un monolito en el que se grabó un texto suyo alusivo a las bellezas de Asturias.

Desde aquí la senda caracolea entre murias y sebes, ventilada por los vientos, hasta alcanzar el camino del Monte de Serín, en cuyo término se creó una espaciosa zona de descanso dotada de arbolado y equipada con bancos y mesas de tipo rústico y un estratégico estacionamiento de vehículos indicado para aquellos que quieran abordar el sendero litoral por tramos.

Recuperado el ánimo, continuamos camino y nos encontramos a los pocos metros con el escarpado acceso peatonal a las playas de Serín y la Cagonera, en un tramo en el que la senda dibuja unos profundos meandros sombreada por altos eucaliptos como de si un río se tratase.

Aprovechando estos salientes abiertos al Cantábrico, se dispusieron varios miradores dotados con bancos para el reposo de los caminantes, que permiten advertir la belleza de los acantilados que caracterizan esta parte de la costa gijonesa.

A la izquierda, las playas de la Cagonera, Serín y el imponente brazo del cabo de San Lorenzo, con su particular isla de la Tortura, adentrándose en el mar.

En este tramo también reclaman la atención del caminante algunos prados situados al borde de la senda colonizados por especies vegetales adaptadas a los ambientes marinos y por vegetación ruderal, entre la que destaca las manchas de acedera.

Continuando la senda descendemos por unas pronunciadas rampas hacia la carretera que conduce a la recogida y hermosa playa de Estaño, a cuyo costado izquierdo se acomoda el paseo, asegurando el paso en los tramos más empinados con una barandilla metálica.

Tras salvar un regato que vierte sus aguas en la playa de Estaño por medio de un pequeño puente de madera, dejamos la carretera de bajada a la playa a la izquierda y comenzamos un fuerte repecho, que entre copudos pinos y espigados eucaliptos, nos acerca al final de la senda en la playa de la Ñora, de la que apenas dista un kilómetro.

De nuevo resulta un placer hacer un alto en alguno de los miradores habilitados en este tramo y detenerse a contemplar el horizonte, y recortándose sobre él, el abrupto perfil de la costa.

Unos metros más delante la senda litoral parece adentrarse en un bosque de eucaliptos que la dejan en penumbra, y comienza el descenso hacia el arenal de la Ñora, en el límite con el concejo de Villaviciosa.

Un poco antes, nos cruzamos con el camino peatonal de la Ñora, que nos brinda la posibilidad de continuar la caminata a través de las parroquias de Somió y Cabueñes.

Dirección:


Dirección postal: Campo Valdés. 33201 Gijón (Concejo de Gijón). Asturias (España)

Dirección digital: 8CMP8WW7+WH

 

 

Referencia EuroWeb:


03330240901 1100000 0333024 113413 1115000 033302409 1115021

Derechos de Propiedad Intelectual e Industrial


EuroWeb Media, S.L., es el único titular de los derechos de propiedad intelectual e industrial de las fotografías, visitas virtuales y textos que muestra en sus sitios web. En consecuencia, no está permitido suprimir, eludir o manipular el aviso de derechos de autor («copyright») y cualesquiera otros datos de identificación de los derechos de EuroWeb Media, S.L. Asimismo está prohibido modificar, copiar, reutilizar, explotar, reproducir, comunicar públicamente, hacer segundas o posteriores publicaciones, cargar archivos, enviar por correo, transmitir, usar, enlazar / linkar, tratar o distribuir de cualquier forma la totalidad o parte las fotografías, visitas virtuales y textos si no se cuenta con la autorización expresa y por escrito de EuroWeb Media, S.L. EuroWeb Media, S.L. siempre publica una obra fotográfica compuesta por un número variable e indeterminado de fotografías que forman un conjunto único, inseparable e inmodificable como se considera en el artículo 10 de la Ley de Propiedad Intelectual española.